Informe: Diferencias entre pejerreyes de mar


Con el correr de las semanas iremos acercándonos a los mejores momentos para la pesca del pejerrey de playa y más de una vez, si no somos observadores, nos confundiremos con algunas de las variedades que esta especie presenta, si bien ocupan básicamente territorios distintos es común que ocasionalmente se entremezclen algunos entre sí.

Los bancos de arena son los escenarios preferidos para los panzones y podemos distinguirlos por poseer una escama mas pequeña que los otros, cola ancha y con un borde negro, cuerpo robusto y cabeza mas afinada hacia el hocico, su tonalidad es plomiza y bien brillante y su abdomen mas prominente y de un aspecto nacarado. Los babosos de piedra prefieren fondos mas duros inclusive los pedregales en donde se deslizan para proveerse de alimentos, el aspecto en línea general se podría confundir con un panzón salvando una diferencia muy notoria en sus escamas que son de mayor tamaño y su aleta caudal más ancha, también difieren en su tonalidad que presentan un color mas amarillento.

Con respecto a los escardones los ubicamos en canaletas algo mas profundas y claras, realizando lances mas largos aunque también es común obtenerlos en la primera canaleta que se forma a nuestros pies en una máxima elevada, dentro de sus características se destacan por ser largos y de menor contextura, también de escama gruesa con una boca muy importante.
Habrá que estar atento porque desde el sur no faltará mucho para que se filtre algún manila, seguramente finales de mayo y principio de junio aparecerán los famosos cornos, al menos en los partidos vecinos del sur, éstos los identificaremos claramente por poseer además de un cuerpo robusto, dos aletas dorsales, es el de mas fina escama y un olor muy particular que hasta queda impregnado en el aire, una tonalidad de lomo muy intensa, línea lateral muy ancha y brillante y tiene una coloración muy acentuada en su cola siendo la misma de un amarillo claro con un borde negro cuando recién lo capturamos y muy intensa con el paso de los minutos, sus aletas tambien son amarillas.

Seguramente los más experimentados estarán planteando que opinamos acerca de los labios de estas variedades protráctiles y podemos acompañar con fotos nuestra apreciación particular, en todos los casos cuando las tallas son importantes observamos pequeños dientes muy filosos en ambas mandíbulas que podrían acentuarse algo más en los babosos de piedra.

 

Share

Buscar

Banner